Cambio organizacional


El cambio organizacional, ¿se gestiona?



Hace tiempo que venimos escuchando la palabra cambio en el entorno organizacional, cambio de era, cambio de enfoque, cambio de cultura, cambio de estrategia, cambio, cambio, cambio.

En un mundo tan cambiante, donde hoy eres el mejor, mañana ya no, donde lideras el mercado y más tarde ya no es así, todos debemos empezar a generar y llevar a cabo estrategias que nos permitan seguir existiendo como organización.

El tan mencionado cambio y anhelado para algunos, es un proceso difícil que puede venir a revolucionar en el aspecto positivo a la organización, pero también, puede suceder lo contrario y causar enormes pérdidas y desenfoque dentro de las organizaciones.

De ahí viene la importancia de prepararse para este cambio de era, el gestionar de la mejor forma posible, todos los elementos y atributos con los que contamos, para direccionar los nuevos planteamientos, por el rumbo que nos asegure el éxito de nuestra transformación.

Las organizaciones deben ser conscientes, primeramente, que el cambio no es un asunto de elección, seguido de la importancia de estar preparado para lidiar con los problemas que este cambio traerá consigo, ya que, siendo un proceso, éste mismo puede generar resultados no previstos o podemos encontrar más difícil su aplicación, de lo que el análisis o diagnóstico nos arrojó.

La gestión del cambio organizacional, es un asunto realmente relevante, que los directivos no deben dejar pasar; el hecho de no generar los ambientes propicios para las nuevas prácticas que queramos desarrollar, pensando talvez, que los colaboradores transitaran sin darse cuenta de lo que está ocurriendo, es un error que muchos directivos comenten, porque el cambio es un asunto de toda la organización, no es cosa únicamente de diseño, sino que es realmente relevante para todos y de lo cual todos debemos empapados y responsabilizados de la parte que nos corresponde.

El papel que asume un directivo ante un cambio de enfoque, es lo que asegurará que “lo nuevo” pueda instalarse y prevalecer en la organización, ya que la visión de lo que se desea lograr y el compromiso que éstos puedan tener y contagiar a sus colaboradores, dará la fuerza necesaria para afrontar todas las dificultados que se vendrán en el proceso de cambio.

Es normal que encontremos personas que se resisten al cambio, es uno de los problemas que más fuertemente se presentarán, lo importante es tener pensadas y diseñadas las estrategias pertinentes, para sumar y no restar simpatizantes del cambio. La comunicación, claridad y transparencia, juega un papel fundamental en las épocas de cambio; la resistencia y el miedo están, lo interesante es saber cómo borrarlos del mapa.

Las organizaciones deben saber que el cambio se gestiona y que en un mundo donde ya no es una opción, sino una necesidad, hay que tener especial cuidado en su desarrollo y buscar estrategias que nos permitan salir adelante y permanecer jóvenes en nuestro mercado.


¿A quién lo de gustaría brillar más? Es un reto de mucho peso para todas aquellas personas u organizaciones, que tienen visión de futuro y que esperan vivir como dice la canción de Sabina, cien años; entonces, vamos preparándonos para asumir que todos los días encontraremos retos distintos y que tendremos que buscar soluciones distintas, la zona de confort dejó de existir hace tiempo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

Finanzas útiles para directores de Negocio: ¿Qué es el modelo dupont?

EL COMBUSTIBLE DE LOS NEGOCIOS